Coronavirus, petróleo y la economía mundial: ¿Cómo están relacionados?

Imagen: Casos de coronavirus a nivel global

El día de ayer el mundo experimentó lo que hoy en día llamamos como “lunes negro”, un colapso de los mercados de valores globales en un intervalo de tiempo muy breve. Aunque el día de hoy ya algunas bolsas comenzaron a recuperarse, es necesario saber por qué pasó esto y las razones detrás del suceso.

Todo empieza con el coronavirus, el cual ha causado la enfermedad infecciosa de COVID-19 que afecta al sistema respiratorio. El brote de este virus estalló en Wuhan, China, en diciembre del 2019, y hoy en día se ha esparcido a través del globo con un total de más de 116 mil infectados.

Coronavirus

Esta pandemia causó que China, la segunda economía más grande del mundo, tuviera serias implicaciones económicas, ya que suspendió toda conectividad aérea y terrestre, además de cerrar centros de trabajos y parar la producción de las fábricas para evitar que este virus se propagara aún más. Al frenar la producción industrial, el país asiático,  quien también es el mayor consumidor de insumos y de materia prima, bajó drásticamente su compra de petróleo debido a que no está utilizando ni una tercera parte de lo que usaba anteriormente.

La edición más reciente de The Economist indicó que el PIB de China podría crecer apenas un 2 por ciento en el primer trimestre de este año, debido a las medidas que se han impuesto para tratar la enfermedad; y La consultora Capital Economics, con sede en Londres, estima que este brote le costará al país más de 280 mil millones  de dólares en solo los primeros tres meses de 2020. Esto equivale un número menos al del presupuesto anual de la Unión Europea o los ingresos anuales de Apple.

Estos acontecimientos han generado preocupaciones en el mercado mundial, ya que si la segunda potencia más grande del mundo cae, sus socios comerciales podrían enfrentar un doloroso ajuste económico, lo cual se comprobó el día de ayer con la caída precipitada de las bolsas mundiales. Otro ejemplo de esto es el impacto que cierto tipo de industrias tendrán, ya que según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) las aerolíneas podrían perder alrededor de  29 mil millones de dólares debido al brote del coronavirus.

Petróleo

Los mercados petroleros, en consecuencia, tuvieron su mayor caída desde la Guerra de Golfo en 1991. El crudo referencial europeo Brent cayó hasta un 31% en cuestión de segundos, tras la apertura de los mercados asiáticos.  Esto sucedió también a causa de una  desintegración de la alianza OPEP + (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que desencadenó una guerra de precios entre los mayores productores del mundo.

Arabia Saudita,  el mayor exportador de petróleo en el mundo, aplicó el recorte a los precios en los cuales vende crudo al extranjero en los últimos 20 años, ofreciendo el petróleo con un gran descuento a países de Europa, Medio Oriente y a Estados Unidos. De esta manera, las refinerías le comprarán el producto a los saudíes en lugar de comprárselo a otros proveedores.

Rusia intentó convencer al país árabe de no bajar los precios, sin embargo Arabia Saudita está decidida y, de hecho, planea aumentar su producción incluso a un récord de 12 millones de barriles por día a partir de Abril.

Sin embargo, no es sólo el petróleo lo que ha estado causando la crisis. El efecto del coronavirus en sí está teniendo un impacto mediante las medidas que los países han tomado para evitar su propagación. Por ejemplo, se han anulado numerosos vuelos, en Europa se han cancelado eventos, exposiciones, ferias, etc. y la gente en sí ha disminuido sus actividades laborales para evitar la exposición al virus.

En México, la mezcla de petróleo cerró en 24.43 dólares por barril desde los 35.75 dólares que valía el pasado viernes. No obstante, nuestro país cuenta con ciertas características que podrían resultar positivas. Uno de estos elementos de apoyo es el turismo. Es muy probable que los turistas norteamericanos y de otros países decidan no emprender viajes largos debido al alto riesgo de contaminación en los vuelos largos, por lo que es una posibilidad que escojan destinos más cercanos a su país, como su vecino, México.

Sin embargo, todo está a la espera del avance o desaceleración del contagio de esta enfermedad que ha movido al mundo entero.

Fuente: CDC

394