Controversias con las agencias crediticias: Parte 2

Controversies Credit Rating Agencies Face Parte 2 Controversias con las agencias crediticias Parte 2 PR1ME Capital México

El modelo de negocio y las acusaciones de favoritismo que ponen a las agencias crediticias bajo el radar.

En el primer capítulo sobre las controversias con las agencias crediticias vimos cómo su reputación es afectada por diversos factores. Entre ellos, las malas interpretaciones de calificaciones durante la crisis del 2008, acusaciones de monopolio y reducciones espontáneas a la calificación de algunos países.  No obstante, hay otros dos factores que han sido continuamente criticados…

Preferencia a Estados Unidos 

Las Tres Grandes también han sido acusadas constantemente por darle preferencia a Estados Unidos en sus calificaciones, ya que el país americano ha mantenido una calificación alta (AAA) a pesar de su déficit y el incremento de sus deudas públicas. La primera agencia en bajarle la calificación a Estados Unidos por primera vez en la historia fue S&P en el 2011. 

Modelo de pago 

La mayoría de las críticas se centran en el modelo de pago empleado por las tres grandes agencias crediticias (Moody’s, S&P y Fitch Ratings), mediante el cual el emisor de un bono paga a las agencias de calificación por la calificación inicial de un valor, así como por las calificaciones en curso.

Los expertos han exteriorizado el temor de que el método de pago genere conflictos de intereses en ciertos casos en donde se puede producir una calificación superior de la merecida por estar pagando. O incluso dar una mejor calificación a empresas o valores cuando alguien tenga un conocido en la empresa. 

A principios de este año, la Autoridad Europea de Valores y Mercados multó al grupo de empresas Fitch Ratings  en Francia, España y Reino Unido con un total de 5,132, 000  euros por no mantener la independencia y evitar conflictos de intereses.

Sede de Fitch en Londres, Reuters | Reinhard Krause | PR1ME Capital
Sede de Fitch en Londres,  Reuters | Reinhard Krause

Fitch UK, Fitch France y Fitch Spain emitieron calificaciones de Casino Guichard-Perrachon, Fondation Nationale des Sciences Politiques y Renault. Esto fue a pesar de que sabían que uno de sus accionistas, que indirectamente poseía el 20% de las acciones de cada una de las empresas del grupo Fitch, también era miembro del directorio de las empresas calificadas.

Otro posible riesgo sería que los inversores podrían presionar a las agencias calificadoras para que consideren los valores como riesgosos porque los valores de baja calificación pagan rendimientos más altos. De esta forma, las empresas también pueden beneficiarse económicamente de las calificaciones negativas. 

 Además, también se discute la posibilidad de que los emisores se acerquen a varias agencias de calificación y “compren” la mejor calificación posible implica que el mercado solo ve las calificaciones más optimistas que haya comprado el emisor.

No obstante, Mishek Mutize, maestro de la facultad de finanzas de la Universidad de Capetown, aboga que abandonar este modelo de negocio no es una solución y sólo ocasiona que otras pequeñas agencias crediticias pierdan su negocio.

Las agencias han hablado sobre estos temas y su solución siempre es la misma: completa transparencia. No hay otra cosa que se pueda hacer para comprobar la objetividad y el sustento de cada calificación que emiten.

Sigue aprendiendo con PR1ME Capital

Anteriormente descubrimos el origen, procedimientos de evaluación y diferencias competitivas de Las Calificadoras de Riesgo y entendimos que para las empresas, contar con una buena calificación es vital para poder encontrar nuevos inversionistas que quieran dar una parte de su capital al desarrollo de la organización. 

Ya con la información necesaria, las agencias realizan el análisis exhaustivo de los factores clave para la calificación, como lo son informes financieros, la información del sector privado y público  y el desempeño de la compañía durante periodos prolongados. 

Ahora sabemos que existen más de cien otras calificadoras a nivel internacional de las cuales, 118 están actualmente activas; de ellas, sólo nueve son aprobadas y reconocidas por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

Así como abordamos en el primer capítulo las controversias con las agencias crediticias y vimos cómo su reputación es afectada por diversos factores.

¿De qué hablaremos la próxima semana? Síguenos en nuestras redes sociales para continuar aprendiendo con PR1ME Capital y no te pierdas nuestro próximo contenido.

Fuente: Foreign AffairsThe Conversation,
VOX, Investopedia

138


A %d blogueros les gusta esto: